"Adoro a las mujeres… y quiero que estén guapas. ¡Que todas estén muy guapas!
Cuando cree el Instituto Claude Bell en 1992, la idea de mi proyecto era crear una línea de cosméticos de calidad reconocida y asequibles económicamente."

Cuidar de uno mismo, del cuerpo, favorecer las cualidades físicas, corregir pequeñas imperfecciones: siempre me han interesado los productos de belleza. Me parece fabuloso poder cambiar un rostro, volver a dar volumen a un cabello, afinar una silueta.
"Sí", los cosméticos pueden hacer milagros hoy en día para las mujeres pero también para los hombres, y eso gracias a la investigación avanzada de los laboratorios especializados que regularmente descubren y seleccionan nuevos principios activos.

El reto del Instituto Claude Bell es el mismo desde su creación en 1992: proponer a sus clientes unos cuidados cosméticos ricos en principios activos, que cumplen sus promesas a un precio realmente asequible.
Los principios activos son los « ingredientes » primeros y necesarios en cualquier composición cosmética. Después, el saber hacer de una marca consiste en encontrar los elementos que ir añadiendo para conseguir una textura, un perfume, un color…

Cuando en 1994, creé HAIR BELL, el primer cuidado que activa el crecimiento del pelo, confiaba en el producto: sabía que era un buen tratamiento. Reunía todas las características técnicas para garantizar un resultado satisfactorio. Pero no me imaginaba que tendría tanto éxito. HAIR BELL, un bálsamo y champú para un pelo más largo, más ligero y más brillante. ¡En veinte años, se vendieron millones de ejemplares en los cinco continentes y sigue siendo el producto líder de la gama!
Tras el lanzamiento conseguido por HAIR BELL, el instituto CLAUDE BELL se centró en la creación y la comercialización de otros tratamientos respetándo siempre su filosofía inicial: una buena relación calidad precio para un producto rico en principios activos que se adapte a las expectativas de los consumidores.

Hoy, el Instituto Claude Bell es un instituto de referencia en Europaen el ámbito del tratamiento de la caída del cabello, de la belleza y del cuidado del cuerpo. Es reconocida su labor en la concepción y en la fabricación de los productos que elabora en el laboratorio de Cosmetología situado en Mazamet, Francia.
El éxito inmediato de la mayoria de nuestros productos supuso un esfuerzo en cuanto al aumento de la producción pero no ha cambiado el modo de fabricación. El instituto Claude Bell es fiel a su filosofía, a sus métodos que han garantizado las mejores cualidades en materia de cosmética.

Cada producto se somete a unas pruebas y controles rigurosos antes de su puesta en el mercado: exámenes bacteriológicos, tóxicos, etc. Tienen que pasar también otros cuatro tipos de análisis: inocuidad, eficacia, consumidor y tolerancia. Estas pruebas son realizadas por laboratorios independientes.

Desde su creación, el Instituto Claude Bell siempre ha llevado una importante ventaja sobre sus competidores: escuchándo a los clientes hoy, diseñamos nuestros productos para el mañana. Si usted también desea hacernos partícipes de sus expectativas, si tiene alguna sugerencia, deseo u observación, no dude en dirigirse a nuestro equipo con correo o enviando un e-mail.

CLAUDE BELL
Presidente y Director Ejecutivo